Juanjo y Fabián, segundo asalto