Marina y José Luis, de bolo en bolo