Nico asegura que en Barcelona es habitual los camareros sin camiseta