Víctor y Ainhoa cada vez se entienden menos