Ainhoa y Víctor, en un hotel