Gina y Nano, de la pasión a los dos rombos