El público se ruboriza con los juguetes eróticos