Víctor no está arrepentido de haberse ido a Miami