Nano, el favorito de Gina