Clar no quiere entrar, ni que sus chicas salgan a buscarle