Abel prefiere no ver a Mamen porque sigue enamorado de ella