Emma esperaba que Mamen diera la cara