Laura no cree las palabras de Arturo