Los ganchos creen que los dos son igual de culpables