Lo único seguro es que Abel estaba muy enamorado