Nerea no ha necesitado a besar a Vicente para saber lo que siente