La cita no termina como Vicente esperaba