Carolina no tiene con quien ir al cine, y Vicente tampoco