Juanjo sabía que no se podía fiar de Gala