Las pretendientas de Cristian no toleran las amenazas de Irene