Julián, perseguido por sus fans