Miriam, ¿la celestina de Laura?