Toro sabía lo que pasaba