Gala no puede con la presión