Abel estaba en la discoteca y fue testigo