Víctor y Ainhoa, felices en México