Julián Contreras, en buena forma