Así es Connie recién levantada