Jesús, a Kiko: “Vas de sobrado”