Suhaila, ¿se queda sola?