Patricia, a Connie: “No eres tan importante como para que yo mire tu Twitter”