Jesús: “Yo sé que tengo mucha sangre, creo que son ocho litros”