Liz, a Susana: “Yo dejaría de comer tanto chocolate”