Andrea: “No estoy acostumbrada a pelearme con gallinas”