Loli, cada día más receptiva