Nancy, ¿una mentira muy bien defendida?