Zaida sigue sintiendo algo, aunque lejano