Kiko, entre pechos naturales y pechos operados