Anabel, a Aldo: "Te pongo un nuevo porque tienes una hechuras divinas"