Estefan, un desfile casi perfecto