Yago, un desfile muy natural