Miriam y Belén, picadas