Pipi y Miriam, con resaca emocional