Miriam, a Lorenzo: “Me parecéis unos frívolos con achaques de pitopausia”