Paulina y José Luis, sin cámaras