Silvia: “Pipi, ¿tú no intentaste tener nada conmigo?”