Bárbara, a José Luis: “Soy como una muñeca con la que te ríes”