Laura, una espontánea del público, podría convertirse en tronista