Emma: “Karen, buenos días”