Raquel y Marcus, sin cámaras